¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

Meditación: EL MARTIRIO O ENFERMEDAD SOBRELLEVADOS CON AMOR FORJA GRANDES SANTOS


"Hijos Míos, que gozáis de una buena salud y no sabéis bien lo que es el sufrimiento físico, tengo un ejército inmenso de almas que sufren  desde que amanece hasta que anochece y que uno sus sufrimientos a Mi Sacrificio Eucarístico. Almas que se han hecho una con el dolor. Yo os pido que aunque a esas almas que son multitudes desde niños, hasta ancianos no les falte Mi gracia, os pido que aliviéis sus sufrimientos con campañas de oraciones y les apliquéis Mi Santa Misa. Yo, Jesús, os hablo.


A quienes viven en buena salud no saben lo que perderían si no la tuvieran, por eso, esas multitudes de personas que sufren muchísimo en el cuerpo, Yo os pido oraciones y que Me ofrezcáis sus sufrimientos para valerme de ellos para la salvación de los que van directos al abismo eterno. Yo, Jesús, os hablo.

Quien vive en atroces sufrimientos son la mayoría almas escogidas por Mí para hacerlos otros "cristos" en la Tierra, dotados de un carácter especial para que no renieguen de su situación aceptándola según la voluntad divina. Quienes leen estos mensajes conocerán a algunas de estas personas.

Otro no, otros no saben sobrellevar sus sufrimientos y Me ofenden y blasfeman por causa de ellos, pero Yo os pido oración por todas las personas que sufren, lo sepan sobrellevar o no, porque a todos el sufrimiento les hace un bien, aunque no lo acepten o no lo entiendan. Yo, Jesús,  os hablo.

Otros sufren como consecuencia de haber usado mal su libertad y encuentran el resultado correspondiente como accidentes o enfermedades. Pero ellos son enfermos que están en Mi ejército sufriente y están bajo Mi mirada que aunque parezca que el Cielo los ignora no es así. Yo, Jesús, os hablo.

El martirio, tortura o enfermedad sobrellevados con amor o por lo menos con resignación, forja grandes santos, santos que sin este medio algunos ni se salvarían, pero hijos, para que la flaqueza no los venzan os pido que recéis por ellos y que le ofrezcáis el Santo Sacrificio de la  Misa que Yo lo aplicaré misericordiosamente a su desolación, lo mismo que lo aplico cuando lo ofrecéis por las penas del Purgatorio y les sirven de consuelo, porque la Misa es para el alma y el cuerpo el mejor de los remedios. "

Ante la muerte, ¿esperanza o desesperación?



El tema me lo ha sugerido un escrito de San Efrén que he leído hoy, pues celebramos su fiesta. En uno de sus escritos, en el inicio de la Iglesia (siglo IV) habló así: “Ahuyenta, Señor, con la luz diurna de tu sabiduría, las tinieblas nocturnas de nuestra mente, para que, iluminados por ti, te sirvamos con espíritu renovado y puro. La salida del sol representa para los mortales el comienzo de su trabajo; adereza, Señor, en nuestras almas una mansión en el que pueda continuar aquel día que no conoce el ocaso. Haz que sepamos contemplar en nosotros mismos la vida de la resurrección, y que nada pueda apartar nuestras mentes de tus deleites. Imprime en nosotros, Señor, por nuestra constante adhesión a ti, el sello de aquel día que no depende del movimiento solar".

"Te pedimos que aquella belleza espiritual que tu naturaleza inmortal hace brotar en la misma mortalidad nos haga comprender nuestra propia belleza...

"Concédenos, Señor, que caminemos con presteza hacia nuestra patria definitiva y que, como Moisés desde la cumbre del monte, podamos ya, desde ahora, contemplarla por la fe”.

Habla de la salida del sol. Ello me hace recordar el pensamiento, repetido por más de uno, de que el sol no se pone para desapareces, sino para ir a iluminar, con su luz y su alegría, otros grandes horizontes que están en tinieblas. Para que se realice que este mundo del hombre, en el que él se afana tras la felicidad que tanto ansía, el Señor lo vista de luz temprana y de radiante sol a mediodía.

La inmortalidad del hombre no es una afirmación que haya que buscarse en la Biblia con algún esfuerzo, pues está muy al principio de ella. En la misma creación del hombre, la decisión de Dios se enuncia así: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”. Ello supone crear un ser inteligente y encarrilado a una vida eterna. Sin ello no sería la persona imagen de Dios. Aunque esa vida eterna no lo sea sin pasar por una muerte y una resurrección. Esto fue plenamente inteligible desde la vida, muerte y resurrección de Jesús. Explicitó que él era el camino para llegar al Padre.

Ello supone y exige no oponerse consciente y radicalmente a Dios. Supone pedirle perdón, en tantas ocasiones en que erramos en nuestra vida leve o gravemente.

Acerca de la vida futura de la persona he tenido en mi larga vida muchas y largas charlas, homilías y diálogos privados. Recuerdo un caso muy particular. Era un intelectual, que llegó en su vida profesional a ser conocido por sus estudios y conferencias, sobre su especialidad, que era la psicología y muchos aspectos de la vida intelectual. profundamente analizada. Ya anciano y retirado de la docencia y de ambientes que estimaba y en los que era estimado, un pariente próximo me habló de él y de su deseo de tener un encuentro conmigo, aunque yo no lo conocía. Accedí gustoso y una mañana tuvimos ocasión de encontrarnos en su casa.
No he advertido que mi amigo, su pariente, me advirtió que su tío era un hombre de gran nobleza y grandes virtudes, pero que no tenía fe. La conversación fue muy larga e interesante; ambos hablábamos con toda sinceridad y cordialidad. Y, en más de una ocasión, llegamos a un punto en que él, respetuosa, pero lealmente, me decía. “¿Ve usted? Ya hemos llegado a otro punto en el que no coincidimos, por la fe”. Pero él seguía abriéndose y, en un momento determinado, exclamó con rotundidad: “Los que creen que, tras esta vida, no hay nada, están rotundamente equivocados”. Mi comentario fue: “¿Ve usted? En este punto estamos de acuerdo. La diferencia está en que usted. espera “algo” tras la muerte. Yo espero “Alguien”. Aceptó nuestra coincidencia y diferencia y seguimos hablando. Quise tener otras ocasiones de diálogo con él, pero su situación física empeoró rápidamente, lo que me impidió tener nuevos encuentros. Y lo sentí, pero pensé que Dios no le defraudaría en su esperanza de encontrar algo tras la muerte...

Y quiero terminar con una plegaria a Dios, inspirada en los comentarios de San Efrén del inicio del artículo: “Te pedimos, Señor, que la claridad de la resurrección de tu Hijo ilumine las dificultades de nuestra vida, que no temamos ante la oscuridad de la muerte y podamos llegar un día a la luz que no tiene fin”.



Cardenal Ricardo M. Carles
www.religionenlibertad.com

Aceite bendecido, óleos santos


Durante la santa Pascua, en su gloriosa cincuentena, habremos tenido ocasión de vivir y participar en distintos sacramentos de la Iniciación cristiana, en los que se emplea el santo crisma o tal vez en alguna ordenación sacerdotal. El tiempo de Pascua es el gran tiempo sacramental de la Iglesia.

El aceite en la liturgia es muy expresivo: por su textura, impregna todo lo que toca y es absorbido por la piel; en los tejidos, son manchas casi imposibles de quitar... y en las personas, cuando el aceite ya ha desaparecido, queda su "marca" interior, el sello del Espíritu Santo.
 
 
Con el santo crisma, el Espíritu Santo nos es dado para configurarnos a Cristo, hacernos miembros vivos de su Cuerpo místico y otorgarnos los siete dones del Espíritu.
 
También los otros dos óleos, el de catecúmenos y el de enfermos, ejercen su función interior y son expresivos de realidades interiores, invisibles pero reales. 
 
 

Las doctrinas "New Age" no son compatibles con la Evangelización


"(La Nueva Era) es solamente un nuevo modo de practicar la gnosis, es decir, esa postura del espíritu que, en nombre de un profundo conocimiento de Dios, acaba por tergiversar Su Palabra sustituyéndola por palabras que son solamente humanas. La gnosis no ha desaparecido nunca del ámbito del cristianismo, sino que ha convivido siempre con él, a veces bajo la forma de corrientes filosóficas, más a menudo con modalidades religiosas o pararreligiosas, con una decidida aunque a veces no declarada divergencia con lo que es esencialmente cristiano ». Un ejemplo de esto puede verse en el eneagrama, –un instrumento para el análisis caracterial según nueve tipos– que, cuando se utiliza como medio de desarrollo personal, introduce ambigüedad en la doctrina y en la vivencia de la fe cristiana." -Jesucristo Portador del Agua de la Vida 1.4
.......................................................  
"El Eneagrama también se ha infiltrado en nuestra cultura. Hay instituciones Católicas que han caído en el error de usarlo como caracterología, para tipificar nueve personalidades básicas. Muchos seminarios e instituciones ya han descalificado esta práctica, pero todavía se practica." 

La infiltración del ‘New Age’ o Nueva Era ha pasado inadvertida porque su espiritualidad ‘light’ ha pasado a formar parte de la cultura secular de nuestra sociedad. Prevalece en los medios, las modas, las terapias y hasta la misma educación.  Es por eso que es necesario que aprendamos a reconocer sus diversas manifestaciones, sus imágenes y sus tácticas.

Es muy importante  comprender la Nueva Era como corriente cultural, así como la necesidad de que los católicos comprendan la auténtica doctrina y espiritualidad católicas para valorar adecuadamente los temas de la Nueva Era, que siendo una reacción a la cultura contemporánea, también en muchos aspectos puede considerarse una hija descarriada de ella.  Atrae a muchas personas confundidas y desubicadas ante el acelerado cambio en nuestra sociedad, pero al mismo tiempo,  imbuidas en los valores de la cultura moderna. No requiere fe, sólo unas cuantas creencias con la suficiente ligereza como para ir a un concierto, pero aún así, pretende saciar el hambre espiritual de sus adeptos. Como evangelizadores y blogueros nos corresponde dar respuesta ante este reto. El Papa Juan Pablo II dijo a un grupo de obispos de Estados Unidos: “Los pastores deben preguntarse sinceramente si han prestado suficiente atención a la sed del corazón humano en busca del ‘agua viva’”.

En esta sesión, vamos a hacer uso de ciertas imágenes desagradables que proliferan en esa cultura. No es mi intención lastimar su sensibilidad moral, queridos lectores. Les pido que ejercitemos nuestro juicio para determinar porqué reflejan anti-valores y porqué no son Cristianas. Iniciamos con este video de la cantante irlandesa, Enya, interpretando ‘Only Time’, un exitoso álbum que promueve la espiritualidad ‘New Age’ y contiene imágenes que identifican fácilmente esta conciencia. Esta canción ha sido usada en algunas bodas de Católicos comprometidos como el primer baile de los recién casados.


¿Cuáles son las características que debemos advertir sobre la Nueva Era? Esta guía está basada en los Documentos que ya ha publicado la Santa Sede, incluyendo el brillante estudio que realizó el Cardenal Norberto Rivera Carrera, de la Arquidiócesis de México, el boletín del Cardinal Newman Society y los estudios publicados por Georgetown University de Washington, DC. Veamos qué nos ofrece la Nueva Era y lo que nos ofrece el Cristianismo.