¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

La Virgen de Luján aplaudida en San Pedro por pedido del Papa


En la audiencia general de los miércoles, el Papa dejó flores a la patrona del país, cuyo día se celebra hoy, y recordó las "alegrías y preocupaciones" de los argentinos


El primer papa argentino, Jorge Bergoglio, es muy devoto de la patrona argentina, por lo que decidió realizar la audiencia con la Virgen presente a su lado. Según fuentes vaticanas, fue una elección del Papa para sentirse cercano a Nuestra Señora de Luján en su día, y –por extensión– a todo el pueblo argentino, a quien dedicó un especial saludo.

"En este día en el que se celebra Nuestra Señora de Luján, celestial Patrona de Argentina, deseo hacer llegar a todos los hijos de esas queridas tierras mi sincero afecto, a la vez que pongo en manos de la Santísima Virgen todas sus alegrías y preocupaciones. Muchas gracias", afirmó el papa Bergoglio hablando en español.

Sus palabras fueron acogidas con grandes aplausos y ondear de numerosas banderas argentinas que portaban ciudadanos del país de procedencia del papa Francisco.

Al llegar a la Plaza San Pedro, Francisco se acercó hasta la imagen de la Virgen de Luján, ante la que depositó un ramo de flores blancas. Tras rezar un momento, pasó la mano por la imagen y comenzó la audiencia, a la que asistieron unos 80.000 fieles procedentes de todo el mundo.

Cuando saludó en español recordó que hoy era la festividad de la Virgen de Luján, "celeste patrona de Argentina".

"Un aplauso, una gran aplauso", pidió el papa para la patrona argentina.

Sonriendo, con aspecto feliz, agregó, siempre hablando en español: "más fuerte, que no lo escucho", mientras se colocaba una mano en una oreja.

Los presentes rompieron en un gran aplauso, que agradeció Francisco, gran devoto de la Virgen de Luján.

Antes de comenzar la catequesis, el papa Bergoglio recorrió la plaza de San Pedro en el papamóvil, en medio de los aplausos, vivas y ondear de banderas, de las decenas de miles de fieles presentes.

Como ya es habitual, en un ambiente de cordialidad y alegría, el papa Francisco, al que se le vio sonriente, feliz, besó a niños y enfermos y estrechó manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario