¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

INDULGENCIAS POR LA JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO



Ciudad del Vaticano, 28 enero 2013 (VIS).-Benedicto XVI concederá a los fieles indulgencias especiales con motivo de la XXI Jornada Mundial del Enfermo (7 -11 de febrero, Altötting, Alemania) según informa el decreto hecho público hoy firmado por el cardenal Manuel Monteiro de Castro y por el obispo Krzysztof Nykiel, respectivamente Penitenciario Mayor y Regente de la Penitenciaría Apostólica.

Las personas, que siguiendo el ejemplo del Buen Samaritano, “con espíritu de fe y ánimo misericordioso se pongan al servicio de los hermanos que sufren o, que si están enfermos soporten los dolores y las adversidades de la vida (...) dando testimonio de fe a través del camino del Evangelio del sufrimiento”, obtendrán la indulgencia plenaria, una vez al día y con las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Papa), aplicable en sufragio de las almas de los fieles difuntos:

A)-Cada vez que del 7 al 11 del próximo mes de febrero en el santuario mariano de Altötting, o en cualquier otro lugar establecido por la autoridad eclesiástica, participen en una ceremonia celebrada para rezar a Dios por los propósitos de la Jornada Mundial del Enfermo, rezando el Padre nuestro, el Credo y una invocación a la Bienaventurada Virgen María.

-Los fieles que, en los hospitales públicos o en cualquier casa privada, atienden con caridad, como el Buen Samaritano, a los enfermos y, con motivo de su servicio no puedan participar en dichos actos, obtendrán el mismo don de indulgencia plenaria si, durante esos días, prestan con generosidad, al menos por alguna hora, su asistencia como si lo hicieran con el mismo Cristo Señor y rezan el Padre nuestro, el Credo y una invocación a la Bienaventurada Virgen María, con despego por el pecado y con el propósito de cumplir, lo antes posible los requisitos para conseguir la indulgencia plenaria.

-Los fieles que, por enfermedad, edad avanzada u otra razón parecida, no puedan tomar parte en las ceremonias indicadas, obtendrán la indulgencia plenaria si, con despego del pecado, y con el propósito de cumplir lo antes posible las condiciones habituales, participan espiritualmente en las sagradas funciones en los días determinados, particularmente mientras las celebraciones litúrgicas y el mensaje del sumo pontífice se transmiten por televisión o por radio, rezan por todos los enfermos y ofrecen a Dios a través de la Virgen María, “Salus infirmorum”, sus sufrimientos físicos y espirituales.

B)La indulgencia parcial será obtenida por todos los fieles cada vez que eleven a Dios misericordioso en los días indicados oraciones en ayuda de los enfermos en el espíritu en este Año de la Fe.

Oración por la mamá de Monseñor Franzini


Queridos hermanas y hermanos:

Mons. Carlos Franzini me ha avisado esta tarde que su mamá está muy grave. En fase terminal. Acababa de darle la Unción.
Nos ha pedido oraciones por ella y por su familia. Tengámosla presente en nuestras oraciones.
Con mi saludo fraterno

+ Sergio Buenanueva
..................................................


Comunicado del Arzobispado de Mendoza

Esta mañana ha fallecido la madre del Arzobispo electo de Mendoza, Mons. Carlos María Franzini, la Sra. Marta Giannetti de Franzini.

Se encontraba en delicado estado de salud desde hace algunos días.

La Misa de exequias tendrá lugar este viernes 18 de enero, en la parroquia "Santa Rita" (diócesis de San Isidro) a las 14:30 hs.

La Iglesia diocesana se siente cercana a su pastor en estos momentos de dolor, reza por el descanso eterno del alma de la Sra. Marta y ruega también por sus familiares.

Rogamos a los sacerdotes que ofrezcan la Eucaristía de estos días por estas intenciones.
+ José María Arancibia
Arzobispo emérito de Mendoza

+ Sergio O. Buenanueva
Obispo auxiliar
y administrador diocesano

EL PAPA A LOS ENFERMOS: SOIS LA IMAGEN VIVA DE CRISTO



Ciudad del Vaticano, 8 enero 2013 (VIS).-“Anda y haz tú lo mismo”, es el lema elegido por el Santo Padre para su mensaje en la XXI Jornada Mundial del Enfermo que se celebra el 11 de febrero, memoria litúrgica de la Bienaventurada Virgen María de Lourdes, y este año tiene lugar en el santuario mariano de Altötting (Alemania). En el texto, el Papa escribe que “esta Jornada representa para todos los enfermos, agentes sanitarios, fieles cristianos y para todas la personas de buena voluntad, “un momento fuerte de oración, participación y ofrecimiento del sufrimiento para el bien de la Iglesia, así como de invitación a todos para que reconozcan en el rostro del hermano enfermo el santo rostro de Cristo que, sufriendo, muriendo y resucitando, realizó la salvación de la humanidad”.

“En esta ocasión -prosigue el pontífice- me siento especialmente cercano a cada uno de vosotros, queridos enfermos, que, en los centros de salud y de asistencia, o también en casa, vivís un difícil momento de prueba a causa de la enfermedad y el sufrimiento. Que lleguen a todos las palabras llenas de aliento pronunciadas por los Padres del Concilio Ecuménico Vaticano II: “No estáis… ni abandonados ni inútiles; sois los llamados por Cristo, su viva y transparente imagen”.

Para acompañar en la peregrinación espiritual que desde Lourdes, “lugar y símbolo de esperanza y gracia” nos conduce hacia el santuario de Altötting, el Papa propone la figura emblemática del Buen Samaritano . 

“La parábola evangélica narrada por san Luca -dice- forma parte de una serie de imágenes y narraciones extraídas de la vida cotidiana, con las que Jesús nos enseña el amor profundo de Dios por todo ser humano, especialmente cuando experimenta la enfermedad y el dolor. Pero además, con las palabras finales de la parábola del Buen Samaritano, “Anda y haz tú lo mismo” , el Señor nos señala cuál es la actitud que todo discípulo suyo ha de tener hacia los demás, especialmente hacia los que están necesitados de atención. Se trata por tanto de extraer del amor infinito de Dios, a través de una intensa relación con él en la oración, la fuerza para vivir cada día como el Buen Samaritano, con una atención concreta hacia quien está herido en el cuerpo y el espíritu, hacia quien pide ayuda, aunque sea un desconocido y no tenga recursos”.