¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

Viva la vida! : Despierta de un coma con amnesia, se entera de su embarazo y salva a su hijo de ser abortado


Gemma Holmes, de 26 años, sufrió un terrible accidente manejando su pequeña motocicleta en Hilperton (Reino Unido), en septiembre del año pasado, quedando en estado de coma. Al despertar, se enteró que tenía 12 semanas de embarazo, pero se negó a abortar a pesar de la presión de los médicos.

Los médicos tuvieron pocas esperanzas en la recuperación de Gemma tras su accidente. 

Argumentando que no podrían operar su espalda, que quedó fracturada, hasta que culmine el embarazo,presentaron la alternativa del aborto, mientras la joven se encontraba aún en coma.

La madre de Gemma, Julie, se negó al pedido de los médicos y les dijo que esperarían a que ella despierte para que fuera la joven quien tome la decisión.

Cuando finalmente despertó, cerca de seis semanas después del accidente, Gemma había perdido la memoria de la últimos tres años, y se enteró que estaba embarazada. Debido a su condición, no podía recordar quién era el padre.
Pese a tener la espalda fracturada y golpes severos en la cabeza y otras partes del cuerpo, la joven decidió continuar con su embarazo.
"Simplemente pensé que si este pequeño bebé dentro de mí había logrado sobrevivir a este terrible choque, entonces él estaba destinado a ser", dijo Gemma.

Tras un doloroso embarazo, debido a sus múltiples lesiones, que no podían ser controladas por analgésicos para no dañar al bebé, Gemma dio a luz por cesárea, en mayo de 2013.
La joven decidió llamar a su pequeño Ruben Miracle ("milagro") Holmes.
"Ruben es mi pequeño milagro, y realmente esperó que un día yo pueda ser capaz de correr con él", señaló.

En declaraciones al sitio web británico Reveal, Gemma aseguró que "Ruben es lo mejor que me ha pasado. Podría no recordar cómo llegó a mí, pero tengo el resto de nuestras vidas para compensar eso".

La joven actualmente se desplaza en silla de ruedas, y es cuidada por su madre, mientras espera en los próximos meses someterse a los procedimientos que le permitirán volver a caminar.


REL/ACI

RADIO: Disponibles ya los 3 primeros programas del mes de agosto


Programa del viernes 16 de agosto de 2013. Tema: La Asunción de la Virgen y los Dogmas Marianos. Invitada: Mary Llopart, profesora de Mariología del Instituto de Teología Padre Alfonso Milagros.
_____________________________

Programa del viernes 9 de agosto de 2013. Tema: 59º aniversario del Servicio Sacerdotal Nocturno de Mendoza. Invitado: Eduardo Gobbi, Presidente del SSN Mza.
_____________________________

Programa del viernes 2 de agosto de 2013. Tema: Beata Maria Cresencia. Invitadas: Vía telefónica con las hnas Sandra, Teresinha, Gladys y teresa, Hermanas de la Congregación del Huerto, desde Córdoba.

Presentación del libro "Francisco, el Papa de todos"


El P. José Medina es Sacerdote y periodista. Nació en San Martín, Mendoza, Argentina, el 29/01/63. Ordenado por Mons. Juan Rodolfo Laise el 29/09/91, de quien fue Delegado Episcopal de Comunicación Social. Cura Párroco de "San Charbel" (San Luis), "Nuestra Señora del Carmen" (Wilde) y "Nuestra Señora de Fátima" (Valentín Alsina). En 2003/2006 fue Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal de Comunicación Social del Episcopado Argentino. Realizador de programas en radio, televisión y de artículos periodísticos. En 1994 recibe el “Santa Clara de Asís” por sus escritos. Ha publicado 5 libros entre ellos “Benedicto XVI, el Papa del Nuevo Milenio”, primer libro sobre Benedicto XVI escrito por un argentino. En la Diócesis de Avellaneda-Lanús, Buenos Aires, ha sido Delegado de Prensa y Difusión de su actual titular, Mons. Rubén Oscar Frassia. En España ha realizado un Máster en Mística y la Licenciatura en Teología Espiritual. Fue Capellán y Confesor Auxiliar del Santuario de Lourdes, Francia. Actualmente reside en la Diócesis de Cádiz y Ceuta, España, donde es el Director Espiritual del Seminario Diocesano "San Bartolomé". 

http://padrejosemedina.blogspot.com.ar/

Un estudio revela que los pacientes en estado vegetativo podrían escuchar todo lo que se les dice

"Lo que siempre nos han dicho nuestros Sacerdotes del Servicio Sacerdotal, sale a la luz en este estudio. Esto revela porqué cuando se le da la Unción a un paciente en estado de coma o vegetativo, los Sacerdotes igual les hablan con delicadeza al oído ante las miradas a veces sorprendidas de sus parientes."


(PD/InfoCatólica) «Las preguntas que nos hicimos fueron si los pacientes que no responden en absoluto a los estímulos (...) pueden prestar atención y si podemos utilizar esa capacidad para comunicarnos con ellos», dijo la autora principal, Lorina Naci, de Western University, London, Ontario.
Con su colega Adrian Owen estudió a tres pacientes con daño cerebral grave en estado vegetativo o de conciencia mínima. Colocaron a los pacientes en un escáner de imágenes por resonancia magnética funcional, que determina la cantidad de sangre que fluye en ciertas áreas del cerebro, lo que se utiliza como un indicador de actividad cerebral.
Tras asegurarse de que los pacientes podían oír, los autores probaron si podían cumplir indicaciones con una serie de sonidos a los que debían o no prestar atención. Luego, compararon esas imágenes para detectar diferencias. Las imágenes mostraban un aumento de la actividad cerebral después de las indicaciones de prestar atención.
Es más: dos pacientes evaluados con otras técnicas pudieron reconocer ciertas palabras de una serie. La actividad cerebral aumentaba cuando los médicos les decían esas palabras.
También pudieron responder a preguntas básicas (sí o no) sobre ellos mismos y su entorno. Cuando los médicos pronunciaban la respuesta correcta, se activaba el cerebro. Por ejemplo, los médicos decían no a la pregunta «¿Está en el supermercado?» o sí a «¿Está en el hospital?».
«Evaluamos a los pacientes dos veces, con un intervalo de cinco meses, y hallamos que se activaban las mismas regiones cerebrales», dijo Naci. «Tenemos un 99 por ciento de confianza en los resultados (...) Podemos deducir que es una respuesta importante de los pacientes», apostilló.
Su equipo está trabajando para desarrollar escáneres portátiles, mientras colaboran con filósofos y médicos para decidir si estas personas con conciencia mínima podrían participar del proceso de atención y tomar decisiones.

Se llama Patrick Dowling. El sacerdote que intervino en rescate de Missouri ya fue identificado

(ACI/EWTN Noticias).- Misterio resuelto. El sacerdote que ayudó en el rescate de una joven accidentada el 4 de agosto en una carretera de Missouri y desapareció luego de rezar con los rescatistas y ungir a la víctima, decidió salir a la luz y se identificó como el Padre Patrick Dowling, de la diócesis de Jefferson City.
En declaraciones a ACI Prensa, el Padre Dowling agradeció "a Dios y a los sorprendentemente competentes rescatistas". "Les agradezco por haberme recibido en una situación tan tensa y permitirme cumplir mi ministerio como sacerdote", señaló.
Katie Lentz quedó atrapada en su antiguo automóvil Mercedes, tras ser golpeado por otro vehículo que invadió su carril. El conductor de ese vehículo ha sido acusado de conducir en estado de ebriedad.
Los rescatistas trataron de sacar a Lentz de su auto por casi una hora, pero sus esfuerzos parecían en vano. La joven comenzó a perder sus signos vitales y salvar su vida parecía imposible. Katie, que no perdió la conciencia, pidió rezar en voz alta y entonces apareció el Padre Downling "de la nada" según los testigos.
El sacerdote rezó con la joven, le administró la unción de los enfermos y puso a orar a los rescatistas. Según los bomberos, este momento y la presencia del presbítero, les dio calma y fuerza para seguir con el rescate que terminó exitosamente.
Esa mañana, el P. Dowling regresaba de celebrar Misa en Ewing, en reemplazo de un sacerdote enfermo, y se dirigía a su diócesis cuando se encontró con la escena del accidente. 
"Las autoridades estaban redirigiendo el tráfico. Esperé hasta que fue posible conducir más cerca de lo ocurrido. Aparqué detrás de un gran vehículo a unos 150 metros de la escena. Pedí permiso al alguacil y me acerqué al lugar del accidente", recordó el sacerdote.
"Absolví y ungí a Katie, y, a pedido de ella, rezaba para que su pierna dejara de doler. Entonces me hice a un lado para que pasaran los miembros del personal de rescate y el piloto que estaban esperando, y recé el rosario en silencio. Me fui cuando el helicóptero estaba a punto de despegar", agregó.
Al sacerdote lo sorprendió la tranquilidad de los rescatistas. "El sargento tenía completamente todo bajo control, estaba increíblemente tranquilo. Todo el mundo trabajó armoniosamente como un reloj suizo, a pesar de la naturaleza crítica de la escena".
"Felicito a los rescatistas,, el personal de la Patrulla de Carreteras, el equipo del helicóptero, las enfermeras y todos los que trabajaron tan profesionalmente. Dios ha bendecido a su trabajo. Espero que el mérito sea adjudicado a quien se lo merece", añadió.
ACI Prensa entrevistó brevemente al P. Dowling el 12 de agosto, y explicó que le dio a Lentz la Unción de los Enfermos, así como la absolución.
El sacerdote aseguró que solo cumplió con los deberes normales de un sacerdote, "excepto que había algo extraordinario en la secuencia de eventos que coincidieron a tiempo con la Unción".
"Había mucha gente rezando ahí, mucha, mucha gente… y todos estaban rezando obviamente por su curación y su seguridad".
"Fui probablemente parte de la respuesta a sus oraciones, yo pasé por ahí, la ungí y absolví, (pero) no dije otra palabra", explicó el P. Dowling negando haber ordenado a la maquinaria funcionar o asegurar el éxito de la operación.
"Eso no vino de mis labios, a pesar de que dos personas lo escucharon", indicó.
Irlandés de nacimiento, el P. Dowling fue ordenado sacerdote por la diócesis de Jefferson City en 1982. Él ha servido en varias parroquias de la diócesis, así como en Sudamérica, en dos parroquias de misión en Nazca y Marcona, en Perú.
El Padre Dowling actualmente sirve en la pastoral penitenciaria, y trabaja con la población hispanohablante de la Diócesis de Jefferson City.

Misterio en torno a un Sacerdote en Missouri (EE.UU)


¿Intervención sobrenatural en una carretera del estado norteamericano de Missouri? Para algunos de los testigos -y son testigos cualificados- no  hay ninguna duda de que lo que sucedió el 4 de agosto tras un severo accidente de coche no fue normal.

La protagonista del hecho fue una estudiante niversitaria, Katie Lentz, quien, según informa USA Today, salió ese domingo por la mañana de casa de sus padres con la intención de ir a la iglesia con unos amigos. El Mercedes que conducía chocó con otro vehículo y la joven quedó atrapada en una masa de hierro.

El sheriff de la localidad afirma que fue "el más terrorífico" de los que ha visto con supervivientes en sus 27 años de servicio (ver abajo el vídeo con su testimonio). La policía tuvo que cortar la carretera en más de tres kilómetrospara facilitar la llegada de los servicios de emergencia, entre ellos un helicóptero que debía trasladarla inmediatamente al hospital, pues aunque Katie estaba consciente y tranquila, sus lesiones eran graves y amenazaban su vida.

Alguien para rezar... y tranquilizar
Extraer su cuerpo del amasijo de metal en el que se encontraba atrapado llevó casi una hora. Hubo un momento en el que la chica pidió si alguno de los presentes quería rezar con ella. Y entonces se oyó una voz: "Yo lo haré".

Todos vieron entonces a un sacerdote de unos cincuenta años, de pelo canoso y con pantalón y camisa negros y alzacuellos. "Un sacerdote católico", afirma Raymond Reed, quien dirigía el rescate (ver abajo el vídeo con su testimonio). Le sorprendió su aparición, porque la carretera estaba cortada y nadie le había visto llegar, y tampoco le reconocieron como el párroco de la única iglesia católica que hay en los tres pueblos de alrededor cuyos servicios de emergencia estaban allí concentrados.

El cura  hizo algo más que acercarse a Katie y rezar con ella: tranquilizó a los bomberos y médicos, que comenzaban a desesperar ante las dificultades -hubo que mover el coche, con el peligro consiguiente para la víctima- y les aseguró que todo saldría bien y que Katie salvaría su vida.

Reed explica que sus palabras (y los óleos que llevaba y con los que tocó a Katie -la extremaunción- y a varias de las veinte personas que la rodeaban) fueron como un bálsamo repentino para todo el equipo, y con ese espíritu renovado lograron sacar el cuerpo de la joven.

Sesenta y nueve fotos... y no está en ninguna
Concluidas las tareas, buscaron al sacerdote para agradecerle su intervención, pero ya no estaba. Reed supuso que habría seguido camino hacia sus obligaciones dominicales.

La sorpresa vino después: "Tengo 69 fotografías del rescate y no aparece en ninguna de ellas", relata Raymond. Desde la diócesis de Jefferson City, a la que corresponde el punto del acciente, no se va a hacer una investigación del hecho, según declaró a los medios su responsable de comunicación, Dan Joyce. Pero sí han confirmado que no tienen noticia de que ningún sacerdote de la diócesis estuviese en el lugar de los hechos.

¿Ángel? ¿Milagro?
Katie continúa recuperándose satisfactoriamente, aunque tiene lesiones en el hígado, el bazo y un pulmón y rotas nueve costillas, la tibia, el peroné, los dos fémures y una muñeca. Su madre, Carla, está feliz y recuerda que todos los que la atendieron destacan que "no lloró ni gritó, sólo pidió a todos que rezasen". Para la familia, no hay duda de que quien la salvó fue "un ángel": "Un sacerdote no es un ángel, pero éste sí fue un ángel para nosotros y padra Katie", afirma uno de sus amigos.

En cuanto a Raymond Reed, jefe de bomberos y testigo más directo de todo cuando sucedió, él es más explícito aún: "Es un milagro". [Mira a continuación dos vídeos que completan la información (en inglés).]

El testimonio del jefe de bomberos

El testimonio del sheriff y de la diócesis

3 mil jinetes con montura para el “gaucho” beato


Alrededor de 3000 jinetes con sus respectivas monturas estarán presentes en la beatificación del padre José Gabriel del Rosario Brochero, el “sacerdote gaucho” que será elevado a los altares el 14 de septiembre. Dio noticia de ello Alver Metalli, en su blog “Terre d'America”. El rito se llevará a cabo en el «país natal de la provincia de Córdoba, que lleva el nombre del futuro beato».
  
La causa de beatificación fue abierta en 1968, «en 2004 subió el primer peldaño con Juan Pablo II que lo declaró venerable y el 20 de diciembre de 2012 subió el segundo, con Benedicto XVI que firmó el decreto de beatificación, para concluir con Papa Francisco». Así, a 45 años de distancia, los argentinos esperan la proclamación del “Cura gaucho” justamente mientras como sucesor de Pedro se encuentra uno de sus compatriotas. Las autoridades del lugar de la celebración indicaron que «se estima la llegada de 18 mil coches, 1.200 autobuses y... 3000 jinetes con sus respectivos caballos desde las provincias más septentrionales de la Argentina». También fue anunciada la presencia de la presidenta Crsitina Fernández. Metalli definió todo ello como «un espectáculo que conoce muy bien Papa Francisco y que no podrá sorprender al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, que será su representante».

El Padre Brochero nació en Villa Santa Rosa (departamento río primero), en la provincia de Córdoba, en 1840. Fue el cuarto de diez hermanos. A los 16 años entró al seminario y una década más tarde celebró su primera misa. Dedicó su vida a ayudar a los enfermos y a los moribundos, en particular durante la epidemia de cólera que azotó Córdoba en 1867. Edificó Iglesias, capillas y escuelas. Abrió caminos por los montes. La gente comenzó a llamarlo “Cura gaucho” porque sabía cabalgar y llegaba con su montura a los rincones más recónditos de su diócesis para llevar la palabra de Dios. Perdió la vista y el oído a causa de la lepra. Antes de morir dijo: «Ahora tengo ya los aparejos listos pa’l viaje». Sus ojos se cerraron para siempre el 26 de enero de 1914 en Villa Tránsito.


Los obispos argentinos, indicó Metalli, anunciaron la beatificación de Brochero y dijeron que el “cura gaucho” era un sacerdote que llevó durante toda su vida el olor de su rebaño. «No fue un cristiano triste», escribieron, «conocía la alegría que viene de Jesús y quería contagiar a todos. Brochero nos impulsa, como bautizados, a ir a las fronteras, para que la unción llegue a todos, incluso a las periferias, allí en donde nuestro pueblo fiel más la espera».


«El milagro con el que Brochero será proclamado beato», expòicó Metalli, «tiene que ver con un niño que sufrió un gravísimo accidente de tránsito en el año 2000 y se curó por la intercesión de Brochero. Pero el delegado argentino para las causas de los santos –prosigue–, el obispo de Cruz del Eje, Santiago Olivera, reveló que se está examinando un segundo caso, el de otro niño de Córdoba que permaneció durante diez minutos bajo agua y sobrevivió mientras lo llevaban en ambulancia y sus padres rezaban al sacerdote Brochero». Así, si la «junta médica vaticana que está examinando el caso la juzga una curación milagrosa, se abriría el camino hacia la santidad para el sacerdote».

Vatican Insider

Asamblea Anual 2013


El sábado 3 de agosto se llevó a cabo la Asamblea Anual 2013 del Servicio Sacerdotal Nocturno de Mendoza. Contamos con la presencia numerosa de guardianes y vocales y la visita de nuestro Pastor Monseñor Carlos María Franzini.

La mesa directiva estuvo a cargo del Presidente, Vicepresidente, Secretario y nuestro querido Asesor el Padre Evilascio Pascual. Se procedió a informar a los guardianes sobre todas las actividades que se llevaron a cabo en el ejercicio 59º, desde el 1 de agosto de 2012 al 31 de julio de 2013. Entra las actividades más dstacadas citamos la participación de guardianes en la Asamblea Anual de las federaciones de Servicios Sacerdotales de Argentina que se llevó a cabo en Mar del plata el año pasado y la Fundación de la Sede Quito, en Ecuador del Servicio Sacerdotal Nocturno durante este año. 

Como cada año, también se procedió a la elección y escrutinio para la elección de nuevos vocales pues cada año la Comisión Directiva se renueva por tercios. Se eligieron 6 hermanos. Tres de ellos por un mandato de tres años y  el resto por un año. 

Nuestro Obispo dió una pequeña y sustanciosa charla a los integrantes del Servicio mendocino donde nos recalcó que debíamos realizar nuestro apostolado de manera humilde y silenciosa, con un claro acento en servir a quienes llevan la cruz con dolor en cada día de la vida y no solo en la noche de guardia. Y por último, nos instó a orar cada noche ante el Santísimo Sacramento por el aumento de las vocaciones sacerdotales en nuestra Diocesis. Tres objetivos que nos comprometemos a fructificar.

Por último, compartimos la Santa Misa, durante la cual juraron por primera vez 10 hermanos guardianes. En tanto que los demás renovaron su promesa de servir al Señor y a la Iglesia en este hermoso apostolado.