¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

Testigos de la redención: los enfermos

Tenemos experiencia de cómo algunos enfermos son realmente evangelizadores. Lo hemos visto y nos hemos quedado impactados por la vida y el testimonio que están ofreciendo en la enfermedad, extendiendo, como un bálsamo, luz, paz y serenidad a quienes le rodean, hablando con un amor infinito del Señor, para sorpresa de quienes le visitan y que, tal vez, esperarían palabras más amargas, de queja o reproche al Señor.
 
 
El enfermo evangeliza. El enfermo (santo) evangeliza dando testimonio de la fuerza del Señor en su debilidad, hablando palabras de fe, aceptando con paz el sufrimiento, orando y ofreciéndose.  
"En un tiempo en el que se oculta la cruz, vosotros, aceptándola sois testimonios de que Jesucristo quiso abrazarla para nuestra salvación" (Juan Pablo II, Disc. a los jóvenes enfermos y minusválidos, Santiago de Compostela, 19-agosto-1989).
 Normalmente esto no se improvisa. Previamente, durante años, habrá vivido de fe, esperanza y caridad; habrá estado unido realmente al Señor mediante la liturgia, los sacramentos y la oración que habrán configurado su alma. Cuando llega la enfermedad, aflora todo lo vivido antes, lo acumulado, lo preparado en horas de oración. Entonces evangelizará el enfermo.
 
Otras veces, como milagros de la gracia, es la misma enfermedad la que se constituye en una llamada del Señor a quien, tal vez, ha vivido muy fríamente su fe. Aquí se le manifiesta el Señor y la enfermedad se convierte en momento de conversión profunda y, transformándose, el enfermo es evangelizado y evangeliza a su vez.
 
El sufrimiento, y en general, la enfermedad, es también un camino de santidad posible, cuando se acepta unido a Cristo; por eso se puede evangelizar. 
"Ese sufrimiento tiene otra vertiente sublime: da una gran capacidad espiritual, porque el sufrimiento es purificación para uno mismo y para los demás, y si es vivido en la dimensión cristiana puede convertirse en un don ofrecido para completar en la propia carne "lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia". Por esto, el sufrimiento capacita para la santidad, dado que encierra grandes posibilidades apostólicas y tiene un valor salvífico excepcional cuando va unido a los sufrimientos de Cristo. Es inconmensurable también la fuerza evangelizadora que posee el dolor" (ibíd.).
 Los enfermos evangelizan cuando viven conscientemente su situación de sufrimiento como un camino de santidad. ¡Magníficas lecciones de amor a Cristo crucificado!

P. Javier Sánchez Martínez.
Córdoba, España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario