¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

Historia


Un abogado de la ciudad de Córdoba (Argentina), el doctor Armando César Sánchez, tenía a su padre enfermo y cerca de las dos de la madrugada su padre se puso muy grave, por lo cual su hijo quiso que recibiera el sacramento de la Unción de los enfermos. Y comenzó a llamar por teléfono a su parroquia pero no obtuvo respuesta.

Decidió tomar un taxi y recorrer otros conventos y parroquias de la ciudad, pero se encontró con nuevos inconvenientes: no funcionaba el timbre o tal vez no se oía de lejos. Realmente desanimado prefirió volver al lado del enfermo y en ese camino de regreso a la casa, prestó atención a los letreros luminosos que veía en la calle: "Farmacia de turno", "Médico de guardia","Florería de turno", y así muchos del mismo estilo. Entonces se dijo: ¿ Por qué si hay policía, bomberos, médicos, veterinarios, mecánicos etc. de guardia, ¿cómo no hay sacerdotes? ¿Cómo era posible que los cristianos en situaciones dolorosas como la que él estaba viviendo, no tuvieran una guardia a la cual recurrir sin pérdida de tiempo y conseguir un sacerdote para los sacramentos?.

La idea de armar una guardia para casos de urgencia espiritual dio vueltas en su corazón, convencido y firme se propuso visitar a sacerdotes y comprometió en su proyecto también a laicos amigos y lo presentó finalmente al arzobispo de Córdoba, Mons. Fermín Laffite, quien lo aprobó, lo ayudó y  entonces se fundó el Servicio Sacerdotal de Urgencia. Así la noche del 26 de octubre, festividad de Jesucristo, Rey del Universo, de aquel año 1952, se puso en marcha por primera vez en la Argentina una guardia con un sacerdote y dos laicos, esperando en piadosa vigilia el llamado de algún hermano necesitado de la gracia de Dios.

El servicio atiende en forma totalmente gratuita en este horario, todos los días del año, y consta de una guardia compuesta por 2 o 3 laicos y 1 Sacerdote cuya misión es acudir ante una llamada de urgencia por un enfermo, para auxiliarlo en el espíritu, administrándole los Sacramentos, en especial la Santa Unción, en el horario de la noche. Su presencia, nocturna, gratuita y callada, es admirada por toda la Iglesia.

Este verdadero Servicio se constituye así, como una garantía de atención, Iglesia Nocturna, y como alivio y descanso de las parroquias, que encuentran respaldo en esta organización.

Los distintos Servicios, exclusivamente Diocesanos, están unidos, no sólo fraternalmente, si no institucionalmente a través de una Federación, reconocida por la Conferencia Episcopal, que nombra a su propio Asesor Espiritual. Sin extendernos a la labor personal de sus integrantes, que requiere virtudes humanas, como el alerta, la disposición, la respuesta rápida, y también espirituales, como la labor apostólica, el sacrificio y la caridad, la misión asistencial y salvífica de nuestra obra ha dejado una huella imborrable en la Iglesia Argentina.

La acción Sacramental que efectúa, en al que interviene principalmente Cristo, y en la que participa el Sacerdote como mediador e instrumento de Nuestro Señor, tiene a los laicos como cooperadores de la Salvación, constituyéndose en un verdadero Ministerio Laical. Y este Ministerio se traduce en un testimonio personal de Fe, que exige Santidad de vida. También es una manifestación de Caridad, puesto mueve su acción el deseo de ponerse a disposición de sus hermanos sufrientes, y no por un motivo de Justicia, como ocurre con los sacerdotes.

La respuesta masiva y alegre de los que tenemos la vocación de colaborar con el Servicio Sacerdotal ha sido y es un signo de la actualidad de esta obra apostólica, única en el mundo, y que llamó al Santo Padre, al conocerla, a estimular y alentar su accionar. (Visita a Córdoba en 1987). Tengamos en cuenta que la única obra de la Iglesia Argentina nombrada específicamente por el Papa en nuestro país, fue el Servicio Sacerdotal de Urgencia. 

Mensaje del Santo Padre Juan Pablo II




“Sé que, como fruto de una iniciativa nacida en esta ciudad de Córdoba, se creó el primer Servicio Sacerdotal de Urgencia, a través de él cada noche sacerdotes y laicos en vigilante espera, se movilizan para atender el llamado de Cristo a través de sus enfermos. Sé también que este hermoso ejemplo se ha multiplicado en diversas diócesis de la Argentina. Me da mucha alegría, y os aliento a continuar en este esfuerzo apostólico mediante el cual se hace visible la solicitud de la Iglesia, que vela día y noche por sus hijos más necesitados”.

Juan  Pablo II en Córdoba, Argentina, el 08/04/1987

"LOS SACERDOTES Y LAICOS DEL S. S. U. SOMOS SERVIDORES DEL PUEBLO DE DIOS POR AMOR A JESUCRISTO"

Institucional

Actualmente en nuestro país el Servicio Sacerdotal de Urgencia tiene sede en diecisiete ciudades, y estas sedes forman la Federación de Los Servicios Sacerdotales de Urgencia de la República Argentina, supervisada por la Comisión Episcopal Nacional. Cada Servicio tiene una Comisión Directiva que lo dirige y dependen del Obispo de la Diócesis Regional.

Cada SSU es independiente y depende exclusivamente de la autoridad Diocesana. Pero siempre nos sentimos hermanados en la acción, y así, desde muy temprano surgió la idea de unirnos para trabajar mancomunadamente en el mutuo apoyo, y en la difusión de la obra.

En Mayo de 1954, con Servicios muy jóvenes, se reúnen los Presidentes de Córdoba y Buenos Aires, Dres. Sánchez y Ayerza, y queda constancia del deseo de mutua cooperación.

El 21 de julio de 1958, la Comisión Directiva de Buenos Aires concurre a La Plata, con motivo del cambio de Autoridades del Servicio que ya funcionaba en esa época.
En Octubre, con motivo del Congreso Eucarístico realizado en Córdoba, el Presidente de Buenos Aire, Sr. Braceras, se reúne con las autoridades del SSU local, mencionando la posibilidad de una Federación.

Ese mismo año se recibe la visita del Sr. Francisco Córdoba, del SSU de Tucumán, afirmando más esta intención.

Desde entonces, se insiste más y más en esta idea, que queda plasmada en el Acta de la Asamblea del 10º Aniversario de Buenos Aires: “...Queda mucho por hacer Promover una Federación de Servicios Sacerdotales de país Procurar la creación de nuevas Instituciones hermanas, alentándolas y orientándolas con nuestra experiencia.

Esta intención de concreta en Mendoza, el la Asamblea de su XV Aniversario, en Agosto de 1969, materializándose pocos días después en la Ciudad de Córdoba, donde representantes de Córdoba, Mendoza, San Juan, Tucumán y Buenos Aires, crean Consejo Nacional de Servicios Sacerdotales, cuya primera Presidencia recae en el Servicio de Tucumán. 

Posteriormente, en 1982, el Consejo se transforma en Federación, mas acorde con nuestras tradiciones.

Buenos Aires tuvo el honor de presidir el Consejo entre 1971 y 1979, y la Federación en los períodos 1983-1986 y 1992-1996. Durante ese lapso, de la acción directa de esta Comisión, se fundan los Servicios de Avellaneda, Bahía Blanca, Catamarca, Concordia, Corrientes, Lomas de Zamora, Mar del Plata, Morón, Paraná, Salta, San Isidro, Santa Fe, e interviene en la refundación de La Plata.

Los Servicios que forman esta Federación, por orden de antigüedad, son:

1-Córdoba
2-Buenos Aires
3-Mendoza
4-Tucumán
5-Rosario
6-Mar del Plata
7-Salta
8-Santa Fe
9-Avellaneda
10-Lomas de Zamora
11-San Rafael 
12-La Plata
13-Paraná
14-San Juan
15-Quilmes
16-Catamarca
17-Concordia


En Mendoza





HERMANDAD DE CABALLEROS DEL SANTÍSIMO VIÁTICO


Fin: Asociación de laicos unida a la Jerarquía de la Iglesia que tiene como misión llevar a los enfermos el sacramento de la Unción.

Asesor eclesiástico: Pbro. Evilasio Pascual

Presidente: Sr. Eduardo Gobbi

Sede: Servicio Sacerdotal Nocturno

Julio Leónidas Aguirre 52 Piso 1º Dpto. 6 (5500) Mendoza

Tel: (0261) 425 3314

No hay comentarios:

Publicar un comentario